Unos hinchas del Ajax cuentan los segundos para que el árbitro señale el final, pero su ilusión la convierte en pesadillas Lucas Moura.