Una bella mujer con muy poca ropa invadió el campo donde jugaban Liverpool y Tottenham y subió la temperatura de la final de Champions.