El egipcio y el Liverpool esperan con ansias enfrentar al Real Madrid, con el que tienen la sangre caliente por cuentas pendientes.