La implementación de esta tecnología en los octavos de final del torneo de clubes más importante de Europa ha dejado mucho que desear.