El trofeo de la Champions League ya se encuentra en suelo galés a dos días de la disputa de la final, el encargado de cargar la tan apreciada copa fue la leyenda del Liverpool, Ian Rush.