El nuevo formato de la Champions que pretende implantar la UEFA y que solo gusta a culés y merengues se pondría en marcha en 2024.