Lucas Moura vivió en la cancha del Ajax el día de su vida. Fue el héroe del Tottenham y las lágrimas no pudieron contenerse con ese grito de gol.