La Vecchia Signora acumuló 621 minutos sin recibir gol en UEFA Champions League, siendo la quinta mejor marca en la historia.