La Vecchia Signora ligó su quinta final perdida de Liga de Campeones de Europa, lo que ha provocado una sequía parecida a la de los cementeros, ya que no se coronan desde 1996.