El entrenador alemán cayó con el Liverpool ante el Real Madrid en suelo ibérico, donde de plano vive una condena.