El técnico del Liverpool pudo redimirse de su noche negra en Kiev y ahora entra en el Olimpo de los mejores del mundo.