No sabemos si se dejó llevar por su enemistad con el Barcelona, pero el luso no pudo hacer otra cosa que alabar la obra del DT alemán.