El ataque al Dortmund ha quedado atrás y Jardim sabe que encontrará un equipo fortalecido