El argentino y el luso, finalistas de forma consecutiva desde 2011, ponen fin a una racha de 9 años en lo más alto del podio europeo.