El belga dejó destellos de su magia, pero volvió a irse de vacío, y no solo eso, opacado por un juvenil de apenas 18 años.