Al técnico italiano le preguntaron por el reciente fichaje del noruego y su contundente respuesta llevaba una dosis de veneno.