El atacante argentino no aguantó una broma, se enojó y rompió un anuncio publicitario, en un entrenamiento previo a su presentación en Champions.