Miles de aficionados ingleses invaden la capital española a la espera del partido que definirá al monarca de Europa entre Tottenham y Liverpool.