El técnico del Barcelona admitió que su equipo se quedó sin respuesta ante Liverpool y asume la responsabilidad.