El goleador del Liverpool, el gran ausente en el terreno de juego, alentó a sus compañeros a conseguir su histórico pase a la final de Champions.