La casa del conjunto merengue vivió a través de pantallas el momento en que Sergio Ramos elevó la "orejona".