Llueve sobre mojado. El luso se las volvió a tener con una hinchada colchonera a la que le dedicó un enigmático gesto.