Los merengues están obligados a luchar contra la estadística para estar en octavos, algo que el Barcelona no pudo conseguir.