El técnico portugués analizó los cuartos de final de la Champions League y puso el ojo en el Barça y la Vecchia Signora.