El lateral era suplente de una mesa electoral y todo parecía que no viajaría con la expedición merengue, pero apareció su salvadora.