Los azulgranas son casi infalibles cuando el argentino anota, pero cuando no lo hace se convierten en un equipo demasiado vulgar.