El conjunto blaugrana no suele tener partidos fáciles en contra de rivales italianos y el Napoli no será la excepción.