El portugués no se mordió la lengua y dejó claro qué es lo que le distingue con respecto a la estrella argentina del Barcelona.