El año pasado fue clave en la jugada donde Mohamed Salah salió de la final y este año el Tottenham ha encontrado en él la perfecta inspiración.