Los jugadores aún están bajo el estrés post traumático de la derrota más dura en la historia del club. Griezmann, que llegó luego, se contagia.