Roman Burkin, guardameta del Dortmund, considera que el atentado que ocurrió con el autobús del club fue clave para que el equipo no entrará concentrado al campo, “Ni siquiera pude dormir una hora anoche” comentó.