El cuadro bávaro dejó en claro el gran nivel por el que atraviesa y el actual Subcampeón no metió ni las manos.