El futbolista galés dejó a un lado los palos de golf para recrear su mejor momento como futbolista.