Miles de aficionados merengues arroparon al equipo con cánticos y bufandas al aire, mientras el autobús del Real Madrid recorría los últimos metros hacia el estadio.