Messi, Luis Suárez y Neymar fueron el centro de atención en Turín, a 24 horas de disputar uno de los juegos más importantes de la temporada contra la Juventus.