El técnico del Bayern Munich fue duro con el arbitraje que catalogó de escasa calidad para un partido tan importante de Champions League.