La razón por la que el portero brasileño podría ser la maldición de la debacle del Barcelona en las dos últimas Champions.