Horarios

Roger Schmidt

Roger Schmidt y el estilo innegociable de alguien que jamás quiso ser entrenador

LEVERKUSEN, Alemania.- Roger Schmidt se prepara este martes para recibir en la Champions League al Tottenham Hotspur, un equipo con muchas similitudes al Bayer Leverkusen. Será un partido apasionante, sin descanso, sin muchas ventajas y con la misma insaciable sed de ambos por la victoria.
 
 
Hace un par de semanas Schmidt se trasladó a Londres para “espíar” a los Spurs en el encuentro ante el Manchester City. Esperaba descubrir falencias, huecos, debilidades que pudiera explotar en este encuentro por la máxima competición continental. Pero se encontró con un rendimiento espectacular del conjunto de Mauricio Pochettino y una sorpresiva derrota de Pep Guardiola, a quien le había creado ciertos problemas en la Bundesliga.
 
 
A Schmidt le gusta complicarle la vida a los rivales y obligarlos a jugar en la manera en que Leverkusen desea y no al revés. Por supuesto, contra el Bayern de Guardiola esto no sucedió al pie de la letra y contra el Tottenham es bien difícil que pueda imponer su ley a rajatabla. Pero no dejará de intentarlo.
 
 
Futbol ofensivo, agresivo, incesante presión en cada pelota, defensa bien alta y una verticalidad amenazante son las banderas que enarbola Schmidt y que ahora se ven sustentadas con la potencia goleadora que el Chicharito ha destapado en el BayArena.  No es muy distinto al estilo que impera en la Bundesliga, pero pocos como él han logrado crear el caos y sacarle provecho.
 
 
“Incluso contra equipos que son mejores que nosotros como el Bayern o el Barcelona intentamos hacerles que jueguen como queremos. Normalmente, si lo conseguimos, nos llevamos la victoria”, admite Schmidt.
 
“Tengo mucha expectativa por ver cómo manejamos esta situación [ante el Tottenham]. Estos dos partidos serán un tremendo reto para nosotros”, asegura.
 
A pesar de que se ha hecho de un nombre importante en el panorama futbolístico alemán, Schmidt, de 49 años, nunca pensó ser entrenador. Su repunte llegó en el todopoderoso equipo austríaco del Red Bull Salzburgo, donde consiguió el doblete liga-copa en el 2014. Acto seguido fue fichado por el Leverkusen.
 
 
“Nunca me interesó ser entrenador. Al principio lo tomé como un pasatiempo”, se confiesa. En su primera temporada en la Bundesliga, la 2014-2015, acabó en la cuarta posición, en la segunda subió a la tercera y actualmente es un serio competidor por colarse detrás del Bayern, aunque ha tenido un inicio incierto que los mantiene en el décimo puesto de la tabla.
 
Pero Roger Schmidt no cambia su filosofía. El estilo frenético del Leverkusen es la vía para conseguir buenos resultados y es algo que resulta innegociable. Jamás será un tipo demasiado pragmático porque no se sentiría feliz siéndolo. El futbol es para divertir a los demás y divertirse a sí mismo en el proceso.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!