Horarios

Lun.Oct.14 11:35 PM EDT
Mar.Oct.15 11:35 PM EDT
Mié.Oct.16 11:35 PM EDT
Sáb.Oct.19 11:00 PM EDT

Martín Onti: Sonrisas y llantos

MADRID, España.- No solamente se deberá tener en cuenta el mal inicio del Real Madrid en Champions League esta temporada, sino que intrínsecamente son muchas otras las cosas a evaluar de lo sucedido anoche en el Parque de los Príncipes. Cayó con estrépito el conjunto de Zinedine Zidane ante este PSG en versión alternativa de menor valía futbolística de que dispuso Thomas Tuchel, para que su escuadra venciera con un categórico 3-0 que no habla solamente de lo deportivo, sino de todo lo aledaño que está ocurriendo últimamente en la entidad de Chamartín.
 
Hacer pie en la derrota únicamente, y analizarla por sí misma separada del contexto general, no es lo que correspondería. Para hablar de la caída de los españoles en París es menester tocar varios puntos, gotas que han rebalsado un vaso en peligro de desborde de su contenido desde el final de hace dos temporadas atrás, mas precisamente cuando el Real Madrid ganó ‘la Duodécima’ a la Juventus de Turín en Gales.
 
Aquella victoria ante los de Massimiliano Allegri significó llegar a la gloria perseguida por el mundo madridista, acariciando la conquista deseada que devendría en la antesala de este infierno que hoy no parece tener respuestas claras en Valdebebas. Primero, fue intentar resarcirse de inmediato de la resaca de la fiesta ante la Juve con CR7 en plan sublime. Luego, los pretextos para alcanzar la normalidad, el sacudirse de una modorra mental que no parece tener punto final por más que se pregone desde el vestuario que todo está en orden. Y tercero,  llegar a esta debacle de Le Parc.
 
Esto en cuanto a lo futbolístico, a algo que muchas veces hemos tratado de explicar sobre el momento que vive la entidad de Florentino Pérez desde ese plano que relativamente tiene que ver con lo puramente lúdico, con el balón, y todo lo relacionado a estrategias y tácticas del juego. 
Las medidas que se se han implementado en paralelo, no son aparentemente la solución del problema. El Real Madrid vive, desde aquella brillante noche de Cardiff, una etapa aciaga dormitando en la esperanza de recuperar su extraviada bienaventuranza de volver a ser ‘el Madrid’.
 
Todo suena a inútil. A cada intento de superación le sobreviene un fracaso. Todo falla. Los que han llegado a apuntalar al equipo de Zidane, los que se han ido, los que están en cuerpo y no están en alma. El técnico, su grupo de asistentes, la directiva, y hasta el aficionado que se mantiene ilusionado si se gana y llora si se pierde. Tristezas y alegrías conviven en ese sentimiento merengue que no alcanza a atinar entre sonrisas y llantos. 
 
Lo que le pasa al Real Madrid tiene mucho que ver con el luto necesario que se debe hacer por algo perdido, aceptar y superar ese sentimiento que se resiste a separar el logro del aburguesamiento. Esto es lo que ‘Zizou’ Zidane debe comprender como medida esencial para sacar al club del abismo al que se dirige, luego el fútbol llegará solo.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!