Horarios

Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: Sólo algunos meses más tarde

Aquella trágica noche del marzo pasado en el Camp Nou aún retumba en la memoria traumatizada de este Paris Saint-Germain. Esa instancia histórica perdida por el conjunto francés tiene sólo esta oportunidad para resarcir el dolor y la amargura inconmensurable que significó perder ese partido ante aquel Barcelona de Luis Enrique Martínez, sobre todo cuando todo indicaba que se acariciaba el pase a la siguiente ronda de Champions League después de un categórico triunfo en París.

Sólo algunos meses más tarde, todo lo que no signifique vencer al Real Madrid en esta eliminatoria entre madrileños y parisinos será el más absoluto de los fracasos para la entidad gala. Lo sabe Unai Emery, lo sabe Neymar y compañía y, sobre todo, un grupo de dirigentes que han macerado una inversión hecha con un objetivo principal. Todo un monumental proyecto económico-deportivo fallido significaría la ruina inexorable de la que ya no regresa una institución como el PSG.

El estadio Santiago Bernabéu y el Parque de los Príncipes serán los escenarios para la vida o la muerte de unas de las dos gestiones. Mañana en la capital de España y la próxima semana en la de Francia, se dirimirá uno de los compromisos que mayor número de incertidumbre tiene para el análisis en sus horas previas.

En realidad, y como escuché estos días decir a alguien, el conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica y justamente esta última será determinante en el enfrentamiento entre los de Emery y su colega Zinedine Zidane.

Desde lo futbolístico ambos son referentes en la actualidad junto al Barcelona, al Manchester City y, quizá, al Bayern de Múnich. Desde lo espiritual me inclino por un equilibrio que establece la superación mental del Madrid este pasado fin de semana y el respeto que eso genera en los galos. De allí que destacar la actitud de hombres hechos en estas lides se transforme en esencial para enfocar positivamente la etapa siguiente de esta competición.

Nadie duerme con tranquilidad estos días, se lo podría asegurar. Ni en Madrid ni en París el sueño ha tenido ni tiene descanso apacible. Unai quema las naves del insomnio repletas de adrenalina y Zizou transita sus horas entre sonrisas nerviosas que no regala sino en situaciones incontrolables para su innata serenidad. 

Los dos equipos llegan con los mismos intereses; los mismos miedos; idénticas dudas que ni siquiera iniciado el juego se habrán evaporado del todo. Están tan estudiados estratégica y tácticamente entre ellos, que cada movimiento tiene su antídoto preparado. No hay sorpresas en ese apartado, sólo en la actitud que podrá inclinar la balanza para el lado del mejor predispuesto desde el alma.

El Real Madrid soportará, eso sí, de mejor manera una derrota, aunque necesite luego marcar tiempo para una supervivencia a la que está mejor preparada la institución de Florentino Pérez. Por el contrario, si es la entidad del qatarí Nasser Al-Khelaifi la que queda eliminada, estaremos asistiendo al deceso de un sueño mercantil que ya nunca dejará de ser pesadilla para los parisinos.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!