Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.03 12:00 AM EDT

Martín Onti: "Sincericidio futbolístico"

MADRID, España.- Pocas razones sirven para explicar lo inexplicable y a veces ni siquiera estas convencen si tiramos de los hilos de lo que debiera ser la realidad. Anoche en el Wanda Metropolitano, y por la ida de octavos de final de la Champions League, el Atlético de Madrid se impuso al Liverpool por un tan ajustado como emotivo 1-0.

Poniendo a un costado a los "pro-kloppistas" y también a los "pro-Cholistas" opinanando sobre fútbol, nos deberíamos atener a evaluar la raíz del juego para justificar 90 minutos que no pueden obviar la idea que se tiene, desde el balón, de la racionalidad que, en general, las épocas contemporáneas demandan de este deporte.

Está claro que las estadísticas gobiernan a través de hechos y pasan a ser aduladoras compañeras del éxito. Sin números que cierren la mejor ecuación del negocio que es el fútbol para las instituciones-empresas del mundo, esto no sería conveniente. De allí que el fin deba justificar los medios, pero, para ello, la importancia de quien mueve esos medios es de capital interés para la supervivencia de la que se trata.

Esclarecido que ganó el Atleti de Diego Simeone al Liverpool de Jurgen Klopp, una parte, la de las justificaciones que las preferencias de la camiseta ocasionan, está zanjada. Una segunda, y de igual consideración para los directivos-mercantilistas, también complace. Sin embargo, la tercera, que implica entender el juego, es la que nos deja en estado de "sinceramiento" dependiendo de las interpretaciones que este mensaje genere.

En el Wanda Metropolitano el fútbol lo puso el conjunto inglés y al resultado final lo trabajó el equipo español. No entraremos en que el técnico alemán ve el juego desde una óptica opuesta a la del estratega argentino, ni viceversa, como tampoco en los pormenores que pudieron darle una victoria más holgada a los locales o, a lo mejor, que esta podría haber favorecido de igual manera a la visita.

De lo que se trata en este ejercicio de "sincericidio" futbolístico, es de recuperar el norte del juego y este, precisamente, pasa por comprender lo que dicta la raíz de este deporte. Está claro que se puede ganar como lo hizo el Atlético de Madrid anoche y, también, está comprobado, se puede perder dejando claro que el Liverpool es en la actualidad el mejor equipo que juega al fútbol en el mundo.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!