Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Sin milagros a Cardiff

MADRID, España.- Nada fue suficiente para remontar los encuentros de ida de semifinales de la Champions League. Como era de suponer, ni el Juventus Stadium en Turín ni el Vicente Calderón en Madrid pudieron ser escenarios de revanchas cuando la suerte ya había sido echada en la semana previa. El Mónaco y el Atlético de Madrid sólo pudieron alimentar sueños que en eso quedaron frente a sus vencedores, La Juventus y el Real Madrid merecieron continuar camino a Gales.
 
 
 
 
El Millennium Stadium de Cardiff albergará justificadamente la final entre la Vecchia Signora y el conjunto de Zinedine Zidane tras lo visto. En nulidad quedó el once del principado ante el férreo equipo de Allegri cuando intentó despertar en la segunda mitad; como de la misma manera los del ‘Cholo’ Simeone fueron debilitándose a orillas del Río Manzanares, tras un gran inicio, hasta que el Madrid decidió poner tranquilidad en su planteo y concentrarse en lo que debía hacer.
 
 
Si uno tuviese que centrar la crítica en puntos que marcaron la diferencia en estos cotejos de vuelta, sin duda que la personalidad de ambos equipos, producto de la experiencia y el paso del tiempo en estas lides de juventinos y blancos, debería ser el foco central válido de una clasificación esperada desde el análisis previo. Algo que ya había sido presagiado, lógica mediante, con anterioridad a ambos juegos de esta semana.
 
 
Lo cierto es que el venidero 3 de junio la capital galesa podrá darle la oportunidad a los madrileños para que se hagan inmensos en la historia si obtienen el título, sería la duodécima conquista del máximo galardón europeo y podrá significar. Si de lo contrario ganan los piamonteses, será la aún esperada revancha de aquella frustrante final en el Amsterdam Arena de 1998, cuando los blancos levantaron la séptima tras un gol de Pedja Mijatovic y dejaron, desde entonces, en espera de esta ocasión a la Juve.
 
 
No hubo milagros en semifinales, con retornos esperados, controlados y argumentados. Tanto la Juventus como el Real Madrid fueron, con evidencia demostrable, superiores a sus adversarios desde una mejor predisposición anímica y propuesta futbolística. En la suma de los hechos totales que deben ser considerados en un cotejo de fútbol, ellos demostraron ser merecedores a esta final, y en ella, la historia a partido único volverá a ser un capítulo aparte.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!