Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT

Martín Onti: Los ancianos, los niños y los beodos

Unos porque no tienen nada que perder e intentan recuperar, en el ocaso de sus días, la sensatez que la mentira condicionó sus vidas; otros, porque la inocencia les atribuye el derecho a no ser prematuramente juzgados; y los últimos, porque en la pérdida momentánea del sentido de la realidad debido al alcohol, no tiran de la falsedad para quedar bien ni con dios ni con el diablo.

En el conocimiento de las causas, cualquiera de ellos preguntados sobre un tema en particular expresaría su verdad entre los sollozos de la edad, la ingenuidad de la virginidad, o los balbuceos de la bebida, y en cualquier escenario las palabras de Sergio Busquets o Ivan Rakitic se terminan pareciendo a la de ancianos, niños o beodos.

Las verdades crudas, esas que se expresan en algún momento de crisis, se terminan pareciendo a la dicha en situaciones de tranquilidad, de sinceridad y honestidad, aquellas que semanas atrás expresó con mucha calma y autocrítica el capitán del FC Barcelona en un medio deportivo de la Ciudad Condal.

Entre líneas y abiertamente de frente, Lionel Messi dijo para quien quiera entenderlo con claridad, que este equipo no tiene posibilidades de ganar la Champions League esta temporada. Sí, tampoco esta temporada. La planificación y política del ‘Més que un Club’ recibe el pulgar hacia abajo no sólo de sus jugadores, sino cada día que pasa, de más aficionados y socios que se dan cuenta claramente que algo no funciona bien en Can Barça.

El problema está identificado. Más diáfano no se lo puede señalar desde la tribuna que corresponda. Josep Maria Bartomeu, y sus protegidos, han agotado las alternativas disuasorias para continuar en un camino que no admite más excusas. Cuando en situaciones de tensiones similares se llega a este punto, barajar los naipes y repartir de nuevo se torna obligatorio para la continuidad del juego.

El ‘negocio’ ha llegado a su fin en el Camp Nou. La alegría ha ido desapareciendo de a poco, casi sin aceptar que el agrio final era lo no deseado a que se llegaría un día. Un pasar circunstancial de felicidad, que sólo solía entregarnos Messi, va desapareciendo aceleradamente en la cada día más ‘indisimulable’ soledad del crack argentino.

Un anciano, un niño y un beodo nos dirían exactamente lo mismo desde la sensatez, la inocencia y la falsedad. Este Barcelona necesita cambios profundos antes de que se retire de la práctica activa uno de los mejores jugadores de fútbol que el presente de este deporte nos ha regalado.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!