Horarios

Abismal resultó la diferencia entre el nivel futbolístico del Legia Varsovia y el Real Madrid. Foto: Getty Images

Martín Onti: Legia Varsovia

MADRID, España.- De Polonia llega un equipo de fútbol que deja a deber una propuesta de juego medianamente rescatable. Ante el Real Madrid, deberíamos decir tras ver el partido por Champions League entre ellos en el Santiago Bernabéu, la obligación de regresar a las críticas preliminares sobre la máxima competición europea es casi un deber.

La UEFA debería seriamente haber pensado más en el deporte en sí y no tanto en el aspecto comercial para defender la esencia del juego. Es inadmisible, tras ver a este tipo de equipos como el Legia Varsovia, no sentir que teníamos la razón al defenestrar el organigrama del venerado organismo futbolístico europeo, cuando al inicio de la temporada adelantábamos la pobreza del espectáculo que deberíamos esperar cuando se enfrentaran clubes de tanta y marcada diferencia cualitativa.

Si uno debe aceptar que el trato pulcro del balón cuenta para considerar a un equipo de fútbol apto para competir con los grandes del continente, entonces podríamos poner en un escalón considerable a la entidad polaca, aún a costa de que se deba contemplar la vagancia y dejadez que tuvo el conjunto de Zinedine Zidane a lo largo del encuentro frente a ellos renunciando a una entrega más eficaz e idónea.

Si esa pobre actuación de los dirigidos por Jacek Magiera tiene que ser analizada a conciencia de lo sucedido en Madrid, me temo que en defensa del equipo varsoviano nada podríamos rescatar otra que el por momentos atildado toque de balón mencionado, condición principal e innegociable para un futbolista profesional en esta categoría.

Está claro que apoyándonos en el cinismo para justificar un insulso triunfo del Real Madrid por goleada ante esta escuadra polaca, nada aportamos en positivo para los de ‘Zizou’ Zidane, ni menos aún para los de Magiera, eso es una verdad que queda a la vista del más común de los aficionados, pero que necesita ser mencionada.

Lo que tratamos de señalar aquí no es sino una política de organización de torneos con un mejor sentido común, ese que no nos permita quejarnos luego de que se juegan tantos partidos por campaña, de que no hay tiempos prudenciales de descansos entre partidos y que, fundamentalmente, quienes pagan su acceso a estos eventos no se sientan defraudados por tamaña vergüenza y desconsideración al fútbol.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!