Horarios

Martín Onti: La prueba del argumento

El estadio de Wembley, el histórico y místico escenario inglés, ha sido el lugar donde los hechos han corroborado con fundamentos el argumento que venimos defendiendo desde el inicio de la temporada en el fútbol europeo y en LaLiga particularmente. Fue un partido sufrido de Champions League, por las instancias del juego que propuso el Tottenham Hostpur ante el FC Barcelona, y que deja clara la hipótesis de un desgaste físico y mental al que el fútbol moderno está expuesto por castigo de las consecuencias implícitas ya largamente citadas.
 
A sabiendas de las circunstancias, a las que Mauricio Pochettino no es ajeno, el conjunto inglés salió a proponer un partido duro, de preponderancia física, apretando la salida del Barça, peleándole una posesión en la que incluso fue superior, y no dejándole crear ese fútbol de toque cada vez más pausado que ejecuta el equipo de Ernesto Valverde para llevarlo a la propia velocidad de juego inglés.
 
La obligación hace al ser humano y la memoria del músculo tiene sus respuestas. Bastó que Lionel Messi cambiara de aire para que pudiese convencerse a sí mismo que puede ser el patrón de este grupo aún en la cumbre del cansancio para guiar a los azulgrana a un triunfo importantísimo, crucial, y convincente para ellos mismos. 
 
El contagio futbolístico y espiritual de sus compañeros de ofensiva fue apareciendo y acompañando a su capitán aún cuando las fuerzas mermaban. La grandiosidad de este triunfo ante los ‘Spurs’ podría ser el cambio radical para volver a una normalidad que necesita de un tiempo de aclimatación. El mismo procedimiento detallado para el Real Madrid es aplicable aquí para su adversario de toda la vida, un Barcelona que parece despertarse sólo unos días antes que los de Lopetegui.
 
Una brillante victoria del conjunto culé, entregando hasta el último aliento para salvaguardar lo épico de este triunfo ante un digno contrincante, nos indica, y las imágenes no nos dejan engañar, que el aspecto físico primero y el mental en segunda instancia son el epicentro, en el cual hacíamos hincapié, para explicar este inicio de temporada en el fútbol español. 
 
Justificar la producción argumentando considerablemente los fundamentos no nos hace más ni menos creíbles al exponer nuestras perspectivas, sólo marca con validez una óptica desde un ángulo distinto que defendemos con pruebas concretas.
 
El Barça finalmente ganó 4-2 al Tottenham. Triunfó matando la inercia física y mental propia y ajena, imponiéndose al agotamiento que mostraron, y superaron, en varios pasajes del partido en Wembley. El jadeo de varios de sus jugadores durante varios pasajes del partido, servirá para que su cuerpo técnico y para que muchos de ellos descubran el origen de este momento, luego, y con el correr de los partidos, llegarán los verdaderos resultados.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!