Horarios

Martín Onti: La muestra y el botón

MADRID, España.- Un viejo proverbio callejero dice que "para muestra basta un botón", y en base a ello no nos parece tan descabellado proponer una orientación del fútbol de nuestros días bajo la dirección que el mundo implora en esta pandémica actualidad.

 

El mismo ritmo existencial, generado por la Covid-19, provoca un replanteo, aunque sea un tanto utópico, del estamento futbolístico. A partir de observar las demandas que exige el mismo desarrollo del juego, se nos ocurre proponer que la revisión de las normas que se han venido respetando hasta ahora, accedan a buscar soluciones organizativas para el bienestar de nuestras sociedades.

El momento por el que atravesamos nunca será tan propicio para intentar una reestructuración valedera de cara a un futuro mejor pensado. No será fácil, seguramente, implantar cambios profundos, pero sí rever la situación de las raíces para que las ramas crezcan fuertes de nuevo. Una especie de poda a conciencia en la reorganización del fútbol mundial, debería ser la alternativa sobre la cual trabajar.

 

Para ello, la función de los señores de pantalones largos se transforma en esencial y, si se pudiese confiar ciegamente en ellos, debería ser la base sobre la cual asentarse para generar el gran cambio en el fútbol que las circunstancias contemporáneas requieren. Varios son los ejemplos que el devenir del juego nos pone ante nuestras propias narices para tomar una iniciativa en esa dirección.

Decíamos que "para muestra basta un botón", y para ello nada sería más práctico que referirnos al partido en Kiev del Barcelona ante el Dinamo por la Champions League. La aparición de un equipo descargado de responsabilidades mayores, nos dejó ver que los Óscar Mingueza, los Riqui Puig y los Konrad de la Fuente, bien pueden ser soluciones a tanta presiones para lo que debería ser sólo un pasatiempo sin ellas.

Quizás, y puede ser que sin proponérselo, Ronald Koeman haya acertado en la decisión tomada en Ucrania. La recarga de tantos partidos, viajes, entrenamientos, presiones familiares y exigencias personales afines a los futbolistas, han obligado a acomodar el presente y en esta disyuntiva, puede que se haya encontrado la mejor alternativa para que el fútbol no muera antes de tiempo.

Puede que la aparición de gente joven, con incentivos más terrenales que el dinero y, por el momento, altruistas, con alma de trascendencia, con ínfulas positivas de ser parte de una nueva historia, terminen siendo la luz al final de un opaco túnel en el que el entorno mercantil de este deporte nos han ido sumiendo.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!