Horarios

Martín Onti: "'The Kop'"

MADRID, España.- Este martes Anfield pretenderá ser ese templo al que se refería Jürgen Klopp antes de enfrentar al Barcelona por la ida de estas semifinales de Champions League, y que definirá a uno de los finalistas de la actual edición. Anfield es mucho más que un estadio y la grada sur, especialmente, un fondo mucho más que representativo para que el Liverpool se transforme en un equipo distinto, en un equipo soñador, irreal y superlativo.

The Kop, la grada a la que nos referimos,  es para la historia de la ciudad en particular y del fútbol en general, la zona detrás de una de sus porterías donde no entró una mujer en casi cien años y que continúa representando muchos valores de un equipo singular y diferente a pesar de los numerosos cambios históricos y físicos a través del tiempo.

The Kop, y toda su inconfundible esencia, representa una manera especial de entender el fútbol tanto para quienes crecieron allí como aficionados, como para los futbolistas que conocieron los años de gloria en un espacio peculiar que se fue convirtiendo en único. Una grada que a través de los años no ha perdido carisma ni capacidad para intimidar a los rivales y emocionar a los propios jugadores locales. Allí, todo es posible cuando se entona el ‘You'll never walk alone’ que eriza hasta la piel del adversario.

En este Anfield, el Liverpool enfrentará al FC Barcelona en circunstancias muy particulares. El conjunto de Klopp golpeado por el marcador del Camp Nou, no sólo espera a los azulgrana con una tremenda diferencia de tres goles en contra, sino que además no podrá contar con dos jugadores imprescindibles –y quizás un tercero tan importante como aquellos dos- para dar vuelta un resultado que suena a lapidario siquiera pensar en revertirlo.

El fútbol es el dueño de una relatividad donde todo puede suceder. He visto, en muchas ocasiones, gente que vuelve a creer en dios a pesar de la presencia del diablo sentado a su diestra, y esta noche el conjunto de Ernesto Valverde deberá asegurarse que puede ser ángel o demonio en cuestión de minutos si su alma, más que su fútbol, no está en el lugar correspondiente.

El Liverpool sin Mohamed Salah, sin Roberto Firmino y, se dice, posiblemente sin Virgil van Dijk, se asemeja a un equipo que ha perdido antes de salir al terreno de juego frente a este Barça de Lionel Messi, sin embargo, siempre ha estado allí The Kop para dar su última palabra, con todas sus fantasías incluidas.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!