Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Irrefutable verdad

MADRID, España.- Pasar por cada página deportiva que se escribe en el mundo, es casi una obligación para quienes estamos en esta profesión. Tras la justa victoria del Real Madrid en la ‘Caldera’ del Parque de los Príncipes -perdón por la ironía- hay un artículo conciso en el que un periodista catalán habla claro y dolorosamente sobre el triunfo merengue en París, que aúpa a los hombres de Zinedine Zidane a la conquista de una nueva Copa de Europa.
 
‘Su’ competición, rezan las palabras de Mascaró, y detrás de esas letras llega el silencio de toda una región que debe mascullar la bronca y la desidia con que el aficionado culé admite en su mutismo una verdad tan cierta como irrefutable. Un sentimiento de posesión de los hechos, niega el pensamiento de atreverse a discutir lo que estos prueban una y otra vez... doce ya para ser exactos, por ahora, y con la decimotercera a la vuelta de la esquina.
 
Nadie repara en que la comprensión de la historia es fundamental. El Real Madrid, convengamos para esclarecer toda esta intención de esclarecimiento deportivo, es un campeón consumado. Con ello vive cada día cada integrante de la Casa Blanca y es su ADN. No se vale que hurguemos en sus logros, sus triunfos, conquistas y lo que corresponda evaluar, para deducir que el engrandecimiento de esa gloria de ‘Grande del Universo’ se la ha ganado a fuerza de objetivos conseguidos. No, eso es una verdad en sí misma y no tiene marcha atrás para bien o para mal de unos y otros.
 
Pero, no pretendo seguir la estela deprimente de Mascaró para dejar por sentada una historia que se acepta y calla, o que se trabaja y se busca cambiar. No reniego de lo que todos sabemos, ni de la capacidad que ha ido desarrollando Zidane para valorizar ese aura ganador, ni de la calidad de sus futbolistas, pero sí me opongo a capitular que hoy domina la esfera del fútbol mundial a base de un juego convincente. El Madrid, en mi parecer, gana en la actualidad más que por su propuesta futbolística, por personalidad... la propia y la de los adversarios, por la que lleva en su sangre y por la que no llevan sus rivales.
 
La actitud es el centro de cambios en la vida. No se reconoce a nadie que sólo por fortuna sea el mejor. Hay que tener esa impronta para defender lo que se ha ganado con el tiempo y mantener la hegemonía que para los otros ‘va a misa’, como un cumplimiento a las normas establecidas e inalterables. Esto es lo que parece defender algún sector mayoritario contentándose con lo que hay sin pensar el verdadero porqué.
 
No estoy en contra de una irrefutable verdad como la que demostró el Madrid en ‘Le Parc’. Fue categórico y de miedo para los contrincantes ver el desempeño estratégico de ‘Zizou’ ejecutado táctica y técnicamente por sus jugadores, pero, no me convence adjudicarle a la entidad de Florentino Pérez el título antes de tiempo, simplemente porque sostengo argumentos de juego que no acompañan a la aureola de invencibles que traen desde la cuna.
 
A la gloria hay que sacarle lustre cada día, y no es permisible confiar en que todo encajará en su lugar sin estar actualizando méritos constantemente, esto lleva a un exceso de confianza que aburguesa al mejor soldado. La confianza mata al hombre, pero sumada a la actitud correcta conquista logros insondables. El resto es aceptación mal dirigida y principio de torpeza conceptual.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!