Martín Onti: Hotel Titanic

Vaya riesgo alojarse en el Hotel Titanic cuando de los hechos triviales depende una clasificación a la siguiente ronda de la Champions League. No se trata de señalar a nadie en la elección del alojamiento del Real Madrid en Liverpool para enfrentar esta noche en Anfield Road al conjunto de Jürgen Klopp, pero, hay razones para justificar un ‘teórico’ después habiendo existido un antes que otorgue motivos para hacerlo.

Alejemos de la ecuación la alternativa tétrica de que quienes tomaron las decisiones, sea gente en sus cabales que ignoran las fantasías de las personas con cábalas. Bien pudo suceder que los encargados de escoger el lugar de espera para enfrentar al Liverpool esta noche, no hayan tenido en cuenta este punto porque su personalidad no contempla el temor a este tipo de elucubraciones insensatas.

Fantástico por ellos si así es, pero, viene a ser que no son ellos quienes salen al campo de juego ni quienes tienen que vivir las horas previas en circunstancias especiales, secundarias eso sí, a las preocupaciones verdaderamente deportivas que un futbolista debe atravesar antes de jugar un partido de cierta trascendencia.

Con esto en mente, aunque sea una distopía, déjenme decirles que no todos los seres humanos somos iguales, y que en el ambiente del fútbol también existen muchos jugadores que tienen un ritual que obedece y pertenece a la paz interior que necesitan antes de saltar al terreno de juego con sus pensamientos en orden.

Zinedine Zidane, que ha jugado a este juego, y mucho, debería estar en condiciones de chequear detalles tan simples como el de alojar a su equipo en un lugar donde la neutralidad sea absoluta camino a la tranquilidad, y el francés no lo hizo. No con esto quiero señalar que si el Real Madrid pierde esta noche en Anfield la culpa sea achacable al técnico galo y al haberse alojado en un hotel que recuerde historias macabras. De ninguna manera.

Sin embargo, tener en cuenta que sus centrales titulares no jugarán; que la banda derecha en defensa es toda una incógnita; que sus basas del mediocampo vienen de disputar un partido de esfuerzos descomunales en el barro de Valdebebas ante el FC Barcelona; que Vinicius Júnior es como el mago Fafa apareciendo y desapareciendo; y que el conjunto de Klopp saldrá a matar o morir en su casa, entonces sí el Hotel Titanic aparece como toda una amenaza al espíritu dubitativo de alguna gente.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!