Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST

Martín Onti: Entre realidades y sueños

MADRID, España.- Está claro que la vuelta de semifinales de Champions League en el Vicente Calderón entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid tendrá un morbo especial, ya sea que quien pase a la final sea el favorito o que la sorpresa nos permita replantear futuros pronósticos. La categórica caída de los colchoneros ante los merengues en el Santiago Bernabéu el pasado martes, despertará todo tipo de análisis a tener en cuenta en el orden del fútbol europeo.
 
Desde la óptica que se nos pueda ocurrir, habrá variados puntos de vista para exponer y cada uno de ellos con la validez propia de una realidad. Todo lo que no se cumpla, todo lo que resulte erróneo desde las apreciaciones iniciales al hecho final, pasará a la consideración de los sueños que pudieron ser y no lo fueron, pero con la total seguridad de que todos ellos fueron auténticos en sus premisas.
 
La superioridad futbolística, innegable en la ida, del conjunto de Zinedine Zidane, es la primera de las suposiciones para otorgarle a los de Chamartín el paso a la ansiada final en Cardiff. Si a ello le sumamos el resultado del encuentro de ida, aunque sea evitando referirnos a los detalles de aquel 3-0, todos los números del sorteo quedarían en la caseta de los blancos para hacerse con la eliminatoria y no tener que sufrir consecuencias inesperadas.
 
En la alternativa opuesta, en que se transformaría la quimera de dar vuelta un marcador tan adverso para los colchoneros, el fútbol sólo pasaría a ser una pequeña proporción del alineamiento de hechos que tendrían que producirse para que los de Diego Pablo Simeone pudiesen elevar a milagro un simple pensamiento. No sólo por el valor estadístico que debería ser superado con un orden propio de los equipos del estratega argentino, sino además sin opción al mínimo error.
 
Unos y otros se aferran a las posibilidades triunfales desde el favoritismo que sus parcialidades alientan. Una, con la cuota obvia de medir en opciones lógicas lo que les brinda la realidad tangible de los números, y la otra, con la ilusión de esperar que los sueños se materialicen y que la esperanza, aunque de alguna manera tan absurda como codiciosa, pueda destinarles a la inmortalidad.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!